¿Tienes alguna pregunta?

Queremos que todos los usuarios de SAVONT® estén completamente satisfechos, por lo que hemos preparado una lista de preguntas y respuestas acerca de nuestro producto. ¿Tu pregunta no se encuentra en la lista? Envía un mensaje a nuestro servicio de atención al cliente: será un placer poder ayudarte.

SAVONT® es idóneo para todas las pastillas de jabón disponibles en el mercado.

El modelo clásico de SAVONT® es ideal para pastillas de jabón de hasta 150 g, SAVONT® Jumbo es capaz de sujetar pastillas de hasta 250 g.

SAVONT® funciona según un principio verificado, que también hemos desarrollado y perfeccionado:

Un potente imán, en el que se incluye un sellado especial y que se mantiene en su posición gracias a una ventosa resistente a los azulejos, directamente en el lavabo o en las mamparas de la ducha (o sobre cualquier otra superficie lisa). La pastilla se mantiene posicionada sobre el imán gracias a una placa metálica, cuidadosamente seleccionada para ello, que se presiona en el jabón. ¡Y tu jabón levita!

El motivo más común es una excesiva dureza de la pastilla de jabón. Pero no te preocupes: ¡puedes utilizar tu SAVONT® incluso con pastillas duras! Es suficiente un pequeño truco: en primer lugar, pon la pastilla sobre un paño o esponja mojados durante una o dos horas. De esta forma, la superficie del jabón se ablandará ligeramente. A continuación, presiona la placa metálica fuertemente y en profundidad en la pastilla ablandada y extiende el jabón blando alrededor de la placa. ¡Ahora solamente tienes que dejarla secar bien! La placa será capaz de mantener incluso las pastillas duras.

La ventosa se adhiere a todas las superficies lisas y limpias. En el caso de que no se adhiera, las causas pueden ser varias:

  • la superficie es rugosa; algunos azulejos tienen una superficie áspera y, generalmente, las ventosas no se mantienen bien sobre este tipo de azulejos;
  • la superficie o la ventosa está sucia; cuando ambas están limpias y secas, la ventosa se adhiere correctamente. Para la limpieza se puede utilizar, por ejemplo, un detergente para lavavajillas disponible en el mercado.

El motivo más común es una excesiva dureza de la pastilla de jabón. Pero no te preocupes: ¡puedes utilizar tu SAVONT® incluso con pastillas duras! Es suficiente un pequeño truco: en primer lugar, pon la pastilla sobre un paño o esponja mojados durante aproximadamente media hora. De esta forma, la superficie de la pastilla de jabón se ablandará ligeramente. A continuación, presiona la placa metálica fuertemente y en profundidad en la pastilla ablandada y extiende el jabón blando alrededor de la placa. ¡Ahora solamente tienes que dejarla secar bien! La placa se ha introducido firmemente en la pastilla, sin romperla.

 

El motivo más común es el peso excesivo de la pastilla de jabón. SAVONT® Classic se ha diseñado para jabones disponibles en el mercado y con un peso de hasta 150 g. Para pastillas más pesadas, de hasta 250 g, hemos desarrollado SAVONT® Jumbo. Si el peso de la pastilla y el tipo de SAVONT® coinciden, el jabón se sujetará correctamente incluso en posición vertical.

De otra forma, el problema podría deberse a residuos de jabón entre el imán y la placa metálica. Normalmente, cuando se usa la pastilla, estos residuos se deben limpiar cuidadosamente, de forma que el jabón no se caiga del imán. Un pequeño residuo de jabón presente entre el imán y la placa actuará como un lubricante: es suficiente retirar el jabón y ya no habrá problemas.

Esto puede suceder con jabones demasiado duros o demasiado blandos, que no permiten un mantenimiento lo suficiente estable de la placa. Para que la placa se mantenga firmemente al jabón, puedes hacer dos cosas: en primer lugar, pon la pastilla sobre un paño o esponja mojados durante una o dos horas. De esta forma, la superficie de la pastilla de jabón se ablandará ligeramente. A continuación, presiona la placa metálica fuertemente y en profundidad en la pastilla ablandada y extiende el jabón ablandado alrededor de la placa. ¡Ahora solamente tienes que dejarla secar bien! Así, la placa se introduce firmemente en el jabón. Cuando retirarás la pastilla del imán, inclínala, para reducir la fuerza ejercida sobre la placa. De esta forma, la placa se mantiene firmemente en el jabón.

 

Esto no suele producirse. Pero si sucediese, es muy probable que la causa sea un sellado dañado. Sellamos nuestros imanes con una capa de alta calidad, desarrollada para dicho fin, que asegura que el imán no entre en contacto con el agua o el jabón. Si dos imanes se golpean violentamente a causa de su fuerza de atracción, este sellado puede dañarse. Por ello, en nuestras instrucciones de seguridad hemos incluido la recomendación de aproximar los imanes siempre delicadamente. 

Sin embargo, en casos extremadamente raros el sellado aplicado en la fábrica podría no ser completo. Normalmente excluimos los imanes con sellados defectuosos. Por lo tanto, no dudes en ponerte en contacto con nuestro servicio de atención al cliente se tienes la impresión de que el sellado de fábrica realizado es defectuoso.

SAVONT® presenta muchas ventajas prácticas:

  • el jabón está siempre donde hace falta;
  • ya no tendrás pastillas de jabón mojadas en jaboneras sucias;
  • el jabón se mantiene siempre limpio; 
  • el jabón se mantiene siempre en el lavabo;
  • puedes usar la pastilla de jabón completamente;
  • tu pastilla de jabón se seca siempre, y esto te permite ahorrar jabón;
  • SAVONT® puede fijarse sin perforaciones ni encolados

Pero SAVONT® también contribuye realmente a la protección del medio ambiente. Utilizando las pastillas, se ahorra en embalajes como envases de plástico para geles de baño o champús. 

El uso de las pastillas también presenta beneficios para la salud. Un buen jabón suele contener menos aditivos (artificiales) y muchas personas consiguen tolerarlo mejor.

Escríbenos a la dirección info@savont.de