Weg mit Müll bedeckt

Diga adiós a los envases desechables y elija Savont.

En 2018, el consumo de envases en Alemania alcanzó su récord: 18,9 millones de toneladas. Este año se prevé que esa cifra siga subiendo, en gran parte debido a la crisis del coronavirus, que ha provocado un aumento de los servicios de comida para llevar y a domicilio, en los que se utilizan envases desechables. Por su parte, la mayor demanda de artículos de higiene también favorece el consumo de envases de un solo uso, y lamentablemente se sigue empleando el plástico, un material no biodegradable.

La renuncia a los envases reutilizables suele justificarse con argumentos basados en la higiene, aunque en realidad se trata más bien de una cuestión de «comodidad». Pero ¿por qué comprar botes de gel de ducha y de champú líquido cuando existen jabones sin envoltorio de plástico y pastillas de champú sólido? Las alternativas disponibles son interesantes, y el sujetajabones Savont es la mejor forma de utilizarlas.

Los jabones ecológicos puros, o jabones naturales, que además ofrecen los beneficios y el aroma de los aceites esenciales, están sustituyendo cada vez más a los productos de higiene convencionales. 

Con la compra de jabones naturales no solo contribuye a reducir el consumo de envases de plástico, sino que además evita el uso de ingredientes químicos inútiles y perjudiciales para la piel y para el medio ambiente, como el aceite de palma, las siliconas, los microplásticos o los aceites minerales de los productos convencionales.

El sujetajabones Savont es minimalista, innovador y cómodo, y puede colocarse en el lavabo, en la bañera o en la ducha. Además es sumamente sostenible, ya que puede retirarlo fácilmente y volver a fijarlo en otro lugar del baño las veces que quiera. Con este producto nos sumamos a la filosofía Zero Waste (Residuo cero) >> ENLACE al artículo de 2019 Zero Waste

Los jabones naturales, incluidas las pastillas de champú sólido, pueden colocarse fácilmente en el sujetajabones y garantizan una higiene y una protección de la salud duraderos, no solo en tiempos de pandemia.

Y si después de la ducha reparadora le entra hambre, puede ir a su restaurante favorito del barrio con sus cubiertos reutilizables y degustar un plato delicioso y fresco. Así disfrutará de una experiencia de bienestar completa.